Cuando pienso en el día en que nació Juan Andrés, solo puedo recordar algo que quedó impregnado en mi mente y corazón para siempre. Creo que es el momento que Dios permite que toda mamá recuerde porque al estar con epidural las cosas las tiene uno borrosas pero ESE momento… ESE momento nadie lo olvida.

Tuve a Juan Andrés con cesárea ya que nunca dilaté y él ya estaba teniendo sufrimiento fetal. Recuerdo estar sintiendo como lo sacaban y que todos comentaban lo lindo y grande que era, recuerdo su primer llanto… ronco y tierno. Pero lo que JAMÁS voy a olvidar es ese primer encuentro, cuando lo pusieron junto a mí y dejó de llorar, tocó mi cara con su manita y volteó su boquita hacia mi nariz. En ese momento sentí su primer aliento, tan puro, tan nuevo! Y fue como si me dijera “mami, todo está bien, ya pasó… lo logramos!” Era como si él me estuviera tranquilizando siendo tan pequeño y frágil pero muy fuerte y lleno de amor a la vez.

Desde ese momento comienza una serie de emociones que jamás había experimentado, muchísima felicidad y a la vez muchísimas dudas y por qué no? tristeza de saber que mi vida había cambiado para siempre, de saber que ya no estaba dentro de mi y ya no lo podía proteger como antes. Mi cuerpo era otro, yo era otra!

Y desde entonces todas las emociones comienzan a intensificarse. Dicen que cuando uno es mamá se convierte más distraída y qué razón tienen! Pero no es una distracción común, es una distracción que viene de un cansancio mezclado con una duda constante… ¿será que lo estoy haciendo bien? Esa duda que lo ataca a uno constantemente y el famoso “sentimiento de culpa” Porque si lo dejé un ratito, si lo tengo demasiado, si le di pacha, si solo le di pecho, si tengo ganas de tiempo solo para mi… pero que mala por qué pienso eso!… en fin… tantas cosas que se apoderan del pensamiento de una mamá. Pero lo que más me impresiona es cómo uno cree que va a ser de cierta forma y la vida, las circunstancias o la misma necesidad, lo hacen a uno ser todo lo que nunca imaginó.

Siempre creí que iba a ser una madre de tiempo completo, que no iba a trabajar cuando tuviera a mis hijos. Por lo mismo cuando decidimos con mi esposo comenzar nuestro negocio que es un “DayCare” pensé que era el trabajo ideal porque podía disponer de mi tiempo y tener al bebé junto a mi. Pero todas las personas emprendedoras y además madres sabrán que eso NO ES CIERTO! Cuando uno decide emprender su negocio se da cuenta que éste se vuelve parte de uno y que se trabaja aún más de lo que se trabajaba en una empresa. Las responsabilidades son mayores y uno ama tanto su negocio que siente que si no está, la cosa no camina como uno desea… porque de cierta manera uno se vuelve perfeccionista. Y por otro lado está el tener un bebé en el trabajo… Es mentira! Uno no puede trabajar con su bebé a la par, sobre todo a partir de mas o menos los 6 meses que ya demandan más atención y se mueven todo el tiempo.

 

Pero lo que sí puedo decir es que las recompensas son aún mayores y más gratificantes de lo normal. Esa combinación de tener algo propio y ser madre es unntrabajo duro pero muy muy gratificante. En lo personal me encanta como Juan Andrés entra a Kids Town y ya es parte de este proyecto que tanto empeño le hemos puesto para que salga adelante. Es lindo verlo con el uniforme, como sonríe y baila con las canciones. Como aprende y se alegra con sus manitas cada vez que llegamos. Es lindo ver como todo el personal le tiene un cariño especial porque es el único bebé al que conocieron todo su proceso desde la panza y es como si él los conociera también.

En fin, soy una mamá que constantemente se pregunta si lo está haciendo bien pero que cuando veo a Juan Andrés con su inocencia, siempre feliz, pícaro y amoroso y veo Kids Town como ayuda a las demás mamás que están como yo… pienso…. “Estas haciendo lo mejor que puedes y eso siempre tiene sus recompensas”

¡Feliz día de la madre a todas, cada una en su circunstancia y cada una con sus dudas…solo quiero decirles…”Lo están haciendo bien”.

 

Autora: María José Herrarte

Directora de Kids Town

Deja una Respuesta